🇨🇭 +41 225 181 098  |   🇪🇸 +34 912 907 525

Llámenos

(+41)225 181 098

info@fosterswiss.com

Envíenos un email

Antes de invertir o desarrollar un proyecto financiero, es necesario conocer todas opciones disponibles. En este caso, la utilización de un vehículo de propósito especial (SPV, por las siglas de la expresión en inglés Special Purpose Vehicle), permite al inversor actuar como gerente de proyectos para asegurar el crecimiento del negocio, haciendo uso adecuadamente de los recursos, de acuerdo con las normas del contrato acordado.

La constitución de un SPV; se puede hacer por medio de una sociedad comercial o un fideicomiso mercantil que opera bajo un modelo de patrimonio autónomo. Este acuerdo comercial permite a las empresas operar una subsidiaria con independencia de la empresa matriz, y a su vez minimiza los riesgos financieros y atrae a nuevos inversores.

En pocas palabras un vehículo de propósito especial (SPV) es una subsidiaria que opera como una entidad legal separada de su compañía matriz. Otro nombre para el mismo concepto es una entidad de propósito especial (SPE).

¿Cómo funciona un SPV?

La división del balance y los activos de las sociedades de propósito especial, así como los estados financieros y la presentación de los mismos, se realizan por separado de la empresa matriz, debido a la diferente situación jurídica de ambas entidades. Mantener los SPV fuera del balance permite proteger a las empresas matrices del riesgo.

Tanto las grandes empresas como las pequeñas startups pueden crear subsidiarias o SPV por razones éticas y financieras.  Pero hay que tener mucho cuidado porque en ocasiones son utilizadas erróneamente, como, por ejemplo, la venta de grupos de préstamos hipotecarios como SPV, que contribuyó a la burbuja inmobiliaria que condujo a la crisis financiera de 2008.

¿Cuándo se debe constituir una SPV?

La creación de SPV Proporciona protección contra la quiebra y la insolvencia y es una manera fácil para las entidades de obtener capital. Las SPV también tienen más libertad de operación porque no tienen tanta regulación como la empresa matriz.

Las razones principales para su creación son:

Atraer inversiones de capital: los inversores de capital, como prestamistas o administradores de fondos de cobertura, a menudo están interesados ​​​​en una SPV como estrategia de inversión, aunque son ellos los que proporcionan los préstamos, pueden encontrar en un SPV beneficios potenciales que superan los riesgos.

Evitar cargas regulatorias: esto puede variar según el SPV, pero algunos permiten a los dueños de las empresas eludir legalmente las regulaciones o impuestos de entidades que con las empresas matrices no pueden hacerlo, como por ejemplo la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. (SEC) y el Servicio de Impuestos Internos (IRS).

Simplificar las transferencias de activos: las SPV ayudan a facilitar la titulización de ciertos activos, ya que vender un grupo de valores respaldados por activos es mucho más simple y rentable que vender activos individuales. Esto es útil si lo que se desea es obtener más flujo de efectivo o si, en general, se quiere obtener SPV más rápido.

Bloquear el riesgo financiero: la quiebra amenaza a las SPV, por las siglas de la expresión en inglés Special Purpose Vehicle, lo que significa que la insolvencia y la insolvencia de la empresa matriz pueden no representa un problema para el bienestar financiero individual de los empleados de otra empresa. Por ejemplo, si algo rompe la cuenta por cobrar de SPV y no hay obligación, la empresa matriz no se verá afectada, ya que esta es una situación separada. Por tal motivo, es más probable que muchas personas usen SPV, ya que operan con un riesgo crediticio más alto que su negocio principal.

Todos los servicios que presta Foster Swiss siguen la más estricta legalidad de las jurisdicciones en dónde tenemos presencia. Si desea profundizar sobre nuestros servicios y tarifas contáctenos a través de info@fosterswiss.com

 

Abrir chat
¿Le podemos ayudar?
Hola👋
¿En qué podemos ayudarte?