La intención de la Unión Europea de aprobar el impuesto mínimo corporativo del 15% nuevamente quedó en veremos, luego de que Hungría se mostró en desacuerdo con esta decisión e impidió que se llegara a un acuerdo entre las 27 naciones que conforman la UE para efectuar esta reforma.

Las conversaciones de la UE, tiene como objetivo transformar en ley una reforma global de la fiscalidad corporativa que fue acordada en octubre pasado por casi 140 países. Manal Corwin, jefe de la práctica de Impuestos Nacionales de Washington de KPMG dijo que este no es el final, ya cree que algunos países pueden optar por implementar el impuesto mínimo por su cuenta.

Durante una sesión pública, Mihaly Varga, ministro de Finanzas del país, dijo que no se puede aprobar esta reforma de ley de la fiscalidad corporativa porque el trabajo no está listo y cree que se debe seguir uniendo esfuerzos para encontrar una solución. Mientras que el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, instó a los ministros a continuar trabajando para llegar a un acuerdo en una etapa posterior.

Desacuerdos no tributarios

Cabe destacar que, Polonia y Hungría han estado en disputa con la Comisión Europea, retrasando su recepción de dinero del fondo de recuperación COVID-19 por preguntas de postura sobre el estado de derecho y otros valores de la UE, y a inicios de junio, la comisión aprobó los pagos a Polonia, sin embargo, los fondos de recuperación de la UE para Hungría siguen congelados.

La revisión estableció un impuesto corporativo mínimo global del 15% para las grandes empresas multinacionales y otorgó a otras jurisdicciones una mayor recaudación de los ingresos fiscales sobre las ganancias de los grandes grupos digitales de EE.UU. como Apple Inc. O) y Alphabet Inc (GOOGL.O) Google.

Por su parte, el portavoz del Tesoro Michael Kikukawa del Tesoro de Estados Unidos, quien ha ayudado a negociar el acuerdo de reforma del impuesto corporativo desde el año pasado, expresó su optimismo de que Hungría pronto retiraría sus objeciones.

Kikukawa agregó «Esta es una oportunidad única en una generación para poner fin a la carrera hacia el fondo en los impuestos corporativos, nivelar el campo de juego para las empresas estadounidenses y disminuir los incentivos para trasladar las ganancias y los empleos al extranjero», dicha reforma debía aplicarse en 2023, pero su implementación se ha retrasado hasta 2024.

Biden también está en la lucha para la aprobación de una amplia legislación de gasto que implemente el acuerdo fiscal mínimo global. Sin embargo, los republicanos y algunos demócratas del Congreso aún se oponen a la propuesta de los aumentos de impuestos, que incluye el incremento de la tasa impositiva actual del 10.5% en el extranjero de los Estados Unidos al 15%.

Todos los servicios que presta Foster Swiss siguen la más estricta legalidad de las jurisdicciones en dónde tenemos presencia. Si desea profundizar sobre nuestros servicios y tarifas contáctenos a través de info@fosterswiss.com.