🇨🇭 +41 225 181 098  |   🇪🇸 +34 912 907 525

Llámenos

(+41)225 181 098

info@fosterswiss.com

Envíenos un email

Suiza lucha por desprenderse de la imagen de paraíso bancario para los delincuentes. Hoy en día enfrenta sendas demandas, orientadas a la revisión de las prácticas bancarias y la posible inclusión del país en la lista roja de lavado de dinero de la Unión Europea.

Pero es que las estrictas leyes bancarias suizas de 1934, ocasionan que muchos empleados bancarios se encuentren temerosos de revelar información confidencial. A pesar de que Suiza modificó recientemente las leyes al respecto para evitar fraudes, las mismas aun causan que las entidades financieras y demás empleados ignoren investigar sobre el origen delictivo de los fondos que reciben.

Pero los secretos del cofre suizo fueron relevados recientemente por una fuente anónima al periódico alemán Süddeutsche Zeitung, y que posteriormente y debido a las implicaciones que esta investigación arrojaría contó con la coordinación del grupo Proyecto de Reporte de Corrupción y Crimen Organizado (OCCRP), el cuál Involucró un análisis de 160 periodistas de organizaciones de medios de todo el mundo, incluidos The Guardian, Le Monde, NDR, Miami Herald y New York Times.

Es así como el Credit Suisse, segundo banco más grande de Suiza, entidad que administra más de $1,6 billones en activos y emplea a casi 50.000 empleados, es nuevamente fuente de investigación, siendo la estrella del llamado informe de delincuencia financiera Suisse Secrets,

Crea fama…

No es la primera vez que el Credit Suisse es protagonista de informes que ponen en duda su prestigio.

Esta entidad bancaria de gran renombre ha sido la principal fuente de investigación de organismos como la Autoridad Suiza Supervisora del Mercado Financiero​ ​ FINMA, cuando el 2017 un informe de este ente regulador reveló procedimientos y actuaciones de altos directivos de la institución bancaria favoreciendo el blanqueo, y haciendo caso omiso, ante las posibles fallas de estos ante los clientes lucrativos.

Pero la lista de informes de investigación continua, el Credit Suisse estuvo involucrado en el colapso de Greensill Capital, la corporación financiera de la cadena de suministro, y el fondo de cobertura estadounidense Archegos Capital.

En 2019, ocho empleados del banco se declararon culpables de los cargos de lavado de dinero y estafa a inversionistas estadounidenses y británicos en préstamos a Mozambique, lo que resultó en multas de $475 millones para el banco y $200 millones en condonación de deuda a Mozambique.

La investigación del Suisse Secrets también señala que en entre los empleados del Credit Suisse, existen un aproximado 3.500 gerentes con la denominación de relacionistas que reclutan y ayudan a los superricos de todo el mundo. Y por el cumplimiento de sus funciones dichos empleados son recompensados con bonificaciones vinculadas a montos generosos por la cantidad de dinero nuevo que ingresa, con esta modalidad las cuentas más importantes se mantienen en secreto de tal manera que solo unos pocos altos ejecutivos saben quién es su propietario, reveló el informe.

Secreto Bancario, refugio seguro

Entre los reveladores detalles de la investigación de OCCRP, se destaca que las actividades del Credit Suisse están protegidas por las leyes de secreto bancario que ha convertido a Suiza en un refugio seguro para la riqueza considerada ilícita provenientes de gobernantes y dirigentes corruptos.

Es así como el secreto bancario garantizado en el artículo 47 de la Ley Federal sobre los bancos y cajas de ahorro suizos, expresa el silencio que deben acatar los representantes de un banco, al prohibir divulgar información bancaria o no de sus clientes.

Autores del informe

El autor de la investigación de Suisse Secrets, el OCCRP, un consorcio de ONG, organizaciones de medios y periodistas que operan en Europa del Este, el Cáucaso, Asia Central y América Central, está financiado, entre otros, por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Departamento de Estado de EE.UU., la Fundación Ford, la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido, el Fondo Nacional para la Democracia de EE.UU. y el Fondo de los Hermanos Rockefeller.

Lo cierto es que el Credit Suisse, es señalado de administrar cuentas bancarias de presuntos delincuentes categorizados como dictadores y violadores de derechos humanos, serian un total de 18.000 cuentas que suman más de USD $100.000 millones, correspondientes a fondos de presunta corrupción. Mientras que, el Credit Suisse niega rotundamente las insinuaciones del informe. Las revelaciones continúan…

Todos los servicios que presta Foster Swiss siguen la más estricta legalidad de las jurisdicciones en dónde tenemos presencia. Si desea profundizar sobre nuestros servicios y tarifas contáctenos a través de info@fosterswiss.com

 

Abrir chat
¿Le podemos ayudar?
Hola👋
¿En qué podemos ayudarte?