El Intercambio Automático de Información se define como un estándar internacional utilizado por la mayorÃa de los paÃses del mundo. Su objetivo es que todos los bancos que trabajen bajo el puedan realizar un intercambio de datos e información bancaria de sus usuarios con las autoridades fiscales del paÃs donde se encuentra residido el cliente. 

Hay naciones que no están sujetos al intercambio de información, por lo que no están obligados a compartir ningún dato de sus clientes. Sin embargo, cada vez con más los que se unen debido a las ventajas fiscales ante los que no forman parte de él.

Al principio esta idea surgió ya que cuando se habla de paraÃsos fiscales, secreto bancario y ocultar información fiscal, las personas lo asocian de manera automática al lavado de dinero, transacciones de procedencia dudosa y evasión de impuestos. Que los bancos puedan compartir información con las autoridades, garantiza la seguridad tanto de sus clientes como su integridad.

Grandes firmas de contabilidad global, principales bancos internacionales, buscan realizar todos sus movimientos en paÃses que estén bajo esta categorÃa, y hasta se les consideran miembros activos.

Es vital conocer quiénes son los que tienen acceso a su información financiera, por lo que todas las personas que trabajan en el mundo financiero están muy bien informadas del tema, incluidos todos los miembros del equipo de especialistas de Foster Swiss, que tienen la capacidad de brindar la orientación necesaria en estos procedimientos.

Los paÃses prefieren compartir información financiera, ya que gracias a ese método se identifican a los que no cumplen las polÃticas y condiciones. De la misma manera motivan a los entes fiscales a captar los instrumentos financieros no declarados que puedan tener sus residentes fiscales en el extranjero. Lo que automáticamente incrementa los ingresos fiscales.

Para mayor información sobre nuestros servicios contacte a nuestros consultores a través del correo electrónico [email protected]